Yayo

Yayo

Adiós mi abuelito, nunca te olvidaremos. Hicimos todo lo que pudimos por ti pero no llegamos a tiempo, solo siento que después de ser un campeón y sobrevivir tanto tiempo en la calle no hayas podido conocer el tener una casita y mimos al menos por algún tiempo.
Hasta siempre mi dulce panterita…

Bego